¿Pueden obtener suficiente hierro los vegetarianos? (¡Sí!)

Por Lee Winston Miller | Traducción: A. Kapacevich – Ediciones Ánima

Recientemente escuché el reclamo, una vez más, de que la dieta vegetariana es de alguna manera deficiente en hierro, así que decidí hacer mi parte para desterrar este mito:

Experiencia personal.

Debo comenzar diciendo que he sido vegano (no consumo productos animales) durante aproximadamente 16 años y vegetariano desde hace 26. Desde un aspecto personal, mi nivel de hierro ha estado en el nivel “normal” cada vez que tuve que chequearlo. Excepto antes de ser vegetariano: En ese entonces, era anémico y necesitaba medicación.

Hace unos poco años recuerdo a una enfermera exclamando: “Muchacho, tienes mucho hierro en tu sangre”. Mi última prueba de hierro demostró que está en los niveles normales. He parado de gastar dinero en tales pruebas. Solía solicitarlas sólo para mayor seguridad, pero ahora lo haría si un médico me aconsejara. Habiendo dicho esto, realmente no valoro los ejemplos- me gustan los estudios importantes.

Evidencia médica sorprendente.
Por otra parte, ESTOY preocupado por los ALTOS niveles de hierro. Incluso existe cierta evidencia de que los tan llamados niveles “normales” de hierro almacenados, indican un fuerte incremento en el riesgo de ataque cardíaco. Señalado en la edición de 1992 de la revista de la American Heart Association, Circulación, un estudio llevado a cabo por Jukka T. Salonen, evaluó a 1931 hombres por un promedio de 3 años. Cada aumento del 1% en la ferritina sérica indicó un aumento del 4% en el riesgo de ataque cardíaco. Jerome L. Sullivan, Director de Laboratorios Clínicos en el Centro Médico de Asuntos Veteranos en Charleston, cuyos comentarios fueron publicados con el estudio en Circulation, cree que el hierro almacenado puede ser un mejor indicador de riesgo que la diabetes, el colesterol o la presión arterial. Esto puede explicar porqué las mujeres en período menstrual tienen riesgos más bajos de padecer enfermedades cardíacas.

Una pregunta importante es cómo deberían ser fijados los niveles “normales”. Una respuesta obvia es alejarse de la idea (y del término desafortunado) de “normal” y pensar en términos de “más saludable” u “óptimo”. Muchos nutrientes parecen tener una amplia variedad de niveles saludables en sangre y/o de ingesta; los rangos para otros alimentos parecen ser más pequeños. Entonces, es importante no caer en la trampa de preocuparse demasiado por conseguir “suficiente”. En la dieta occidental, también debemos preocuparnos por conseguir demasiado.

Ocurre que para mí lo que es óptimo en un sentido puede no serlo en otro. Es decir, puede ser que un nivel “seguro” de hierro con respecto a varias dolencias atribuidas a bajos niveles, sea un nivel “inseguro” con respecto a las enfermedades cardíacas y otros problemas. (puede que sea imposible estar óptimamente sano en todo sentido simultáneamente). En cualquier actividad en la cual fijemos objetivos, sean nutricionales u otros, generalmente reconocemos que existen preocupaciones exigentes que deben ser equilibradas.

Sin embargo, no dejaría de comer alimentos altos en hierro como brócoli, coliflor, repollo (y otros vegetales verdes oscuros), habas, semillas y cereales integrales – sólo por que algunos disputan los descubrimientos sobre el hierro. Puede ser que el hierro no ayude a causar ataques cardíacos; algo en común a los niveles “normales” de hierro y a los ataques cardíacos puede estar causando ambos. También es posible que el estudio sea deficiente. En cualquier circunstancia, ocurre que aún no todos han aceptado las conclusiones del estudio.

Mi presentimiento, es que las ingestas recomendadas serán eventualmente modificadas hacia abajo – al menos para los hombres. Sin embargo, si los estudios adicionales confirman que los niveles “normales” de hierro son peligrosos, usted puede apostar que los intereses especiales intentarán bloquear cualquier cambio. Si he aprendido algo con la poca experiencia que adquirí como voluntario en Washington D.C., es que las cosas que sólo parecen un oscuro asunto científico (en el que crees que no se depositará ningún tipo de interés) puede rápidamente transformarse en un asunto político sujeto a presiones de intereses especiales casi insoportables. Estas presiones de intereses especiales (e influencias), se supone que no van a llegar a quienes tomen decisiones a nivel científico, pero sin embargo llegan (de las maneras más intrincadas e interesantes).

Debería aclararse que hay otra preocupación por el exceso de hierro: la hemocromatosis (un desorden genético, en el cual los niveles de hierro están ampliamente elevados). Esta afecta solamente a uno en cada 200 a 500 americanos. (Las preocupaciones por la artritis, las arrugas prematuras, y el ascenso de los radicales libres también han aumentado).

Riesgos pertinentes – verdaderos e imaginados.

Nuevamente, la pregunta parece ser uno de los riesgos pertinentes:

* Primero, debemos determinar cuáles son los riesgos (el estudio de hierro debe ser una preocupación significativa pero debe ser considerado no verificado. Por lo tanto, los riesgos establecidos por el estudio deben ser medidos con los análisis críticos y disminuidos de acuerdo con alguno de los méritos de dicho estudio).

*Luego, debemos evaluar los riesgos (que varían por edad, sexo y otros factores) según la seriedad de cada riesgo. La seriedad de los efectos de los niveles de hierro “demasiado bajos” (y la frecuencia en la cual esos niveles producen esos efectos) deben ser balanceados con la seriedad (aún por verificar) de los efectos asociados con los niveles “normales” (y la frecuencia en la cual esos niveles producen insuficiencias cardíacas, u otros problemas). No puedo exigir que esto se reduzca a una ecuación simple, pero creo que el concepto es válido. No es suficiente decir que la “deficiencia de hierro es un problema común” (como un profesional ha señalado) a menos que documentemos los riesgos asociados a la mayoría de los casos que se reducen a la categoría de deficiente en “hierro”. Nuevamente, la “deficiencia de hierro” no debe determinarse por normas. (A propósito, no afirmo que el estatus de la “deficiencia de hierro”, de hecho, haya sido determinado por normas. Sin embargo, tengo sospechas de que las normas jugaron un papel bastante importante en la pobre historia de la determinación de los estándares nutricionales. Me sentiría afortunadamente sorprendido si esto no fuese el caso y puedes estar seguro de que la industria cárnica ha tenido una entrada en el proceso).

Ahora pasamos a otra preocupación de riesgos competentes:

Suponga que no había riesgo de enfermedades cardíacas asociado a los niveles “normales” de hierro. Y suponga que teniendo niveles de hierro levemente por debajo de los niveles “normales” era definitivamente riesgoso. ¿Cuál es el riesgo de que una dieta vegetariana actualmente causara una “deficiencia” — es decir, un nivel de hierro por debajo del tan llamado “normal”? La respuesta es: ninguno.

(Nota importante: De acuerdo a la Asociación Dietética Americana, “Vegetarianos y no-vegetarianos generalmente son aconsejados por igual a tomar suplementos de hierro y ácido fólico durante el embarazo, aunque los vegetarianos tienen frecuentemente mayores ingestas de estos nutrientes que los no-vegetarianos.” El hierro es también una preocupación para los niños — vegetarianos y no-vegetarianos.)

A la industria de la carne le gusta puntualizar que parte del hierro encontrado en los productos animales está bajo la forma de hierro hemático y que este tipo de hierro es mejor absorbido. Sin embargo, la vitamina C (la cual se consume en grandes cantidades en dietas vegetarianas) muchas veces puede aumentar la absorción del hierro no hemático. Además, todos los argumentos teóricos en el mundo no pueden cambiar las estadísticas saludables de los vegetarianos – De acuerdo a la Asociación Dietética Americana, los “vegetarianos no están en un mayor riesgo o deficiencia de hierro que los no-vegetarianos”.

Una vez más, cualquier riesgo creciente de la “deficiencia,” si realmente existiera (no existe), tendría que ser equilibrado contra los verdaderos riesgos asociados a las dietas no vegetarianas. Sin embargo, en conversaciones sobre dietas vegetarianas, me siento a menudo como que estoy discutiendo el fumar y la otra parte dice “pero si usted no fuma, sus pulmones no consiguen la misma cantidad de ejercicio!” Debemos mantener las cosas en perspectiva. Aunque no reclamo que la edición vegetariana es necesariamente tan tajante como la del fumador, y reconozco que la analogía es limitada, siento que la gente se siente desilusionada mucho más por riesgos “inusuales” que por aquellos con los cuales hemos crecido y aceptamos. En virtud de ser comunes, los asesinos más comunes se han vuelto menos temidos. Así pues, tenemos la situación donde la gente se siente que los ataques y el cáncer del corazón sólo suceden (“usted va a morir más pronto o más adelante de todos modos”) pero están tan preocupados por la proteína, el hierro etc. La gente no para de preguntar:

* ¿Cuáles son las chances de sufrir una aflicción determinada? (por ejemplo, nunca he oído hablar de un vegetariano occidental o de un vegano que haya tenido una carencia de proteínas — pero muchos no-vegetarianos están tan preocupados acerca de esto).

* ¿Cuáles son las consecuencias de sufrir de una aflicción si esta ocurriera de alguna manera? (¿Las personas mueren generalmente de “deficiencias” de hierro o de proteínas? ¿Los individuos “deficientes” tienden a vivir vidas largas y normales?)

* ¿La “supuesta deficiencia” tiende a tener síntomas tempranos que puedan alertar a uno para aminorar sus efectos (o, en algunos casos, permita un efecto inverso) o es como el cáncer o las enfermedades cardíacas en las que a menudo es demasiado tarde? Por ejemplo, las personas mueren generalmente por “deficiencia de hierro” o ellos consiguen cierta clase de alerta. Y a tal punto de que cualquier daño irreversible PUEDA ocurrir, con qué frecuencia y en qué medida LOS HACE realmente. Las historias de miedo podrían parecer un poco tontas cuando usted las observa desde un punto de vista estadístico.

Entonces, queda claro que los riesgos alegados por algunos como propios de las dietas veganas parecen pequeños (o inexistentes) cuando se los ubica al lado de los serios riesgos de las dietas no-vegetarianas.

Consideraciones Prácticas.

Por supuesto, a menudo se indica que usted puede evitar los niveles dañosos de sustancias sin hacerse vegetariano. Por otra parte, podría contar que usted puede consumir todo lo que necesita sin comer carne. Incluso si usted tiene que tomar un suplemento, parece que una dieta vegetariana es más segura y más práctica — es relativamente fácil suplir una comida vegetariana, pero es, de alguna manera, mucho más difícil quitar los componentes indeseables encontrados en la carne. Por ejemplo, la dieta vegana carece de colesterol. El consumo de colesterol es casi imposible de evitar con dietas que incluyen carne. (Nota: su cuerpo puede fabricar todo el colesterol necesario).

En términos prácticos, una dieta vegana occidental (y en un grado inferior, una dieta lacto-ovo-vegetariana) tiende a ser baja en grasas y rica en fibras. Una dieta occidental no vegetariana tiende a ser alta en grasas y baja en fibra.

La idea principal.

En síntesis, queda reducido a esto: los no-vegetarianos están muriendo (en porcentajes elevados) de cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes y apoplejías. Los vegetarianos están muriendo en porcentajes reducidos de tales enfermedades, no tienden a morir (o aún sufrir) por deficiencias de proteínas y de hierro, u otras supuestas dolencias, y tienden a gozar de una mejor salud.

Traducción: A. Kapacevich – Ediciones Ánima.