Proyecto de regulación de la vivisección en Argentina

Desde hace muchos años, y teniendo como fuente diversos actores e instituciones, se practica experimentación en animales en Argentina. El objetivo final de las asociaciones que apoyan la vivisección como la AACyTAL, es la sanción de una ley que definitivamente la asegure y proyecte el trabajo de los científicos argentinos hacia el exterior.

En el año 2006, una nota de la revista Viva (Clarín), que originó una campaña de Ánima, llevó al público la idea de que la experimentación, como es inevitable, debía regularse bajo una ley de «protección animal». Los detalles de esta nota pueden leerse en: «Experimentadores unidos por el bienestar animal». Por razones que hemos desarrollado largamente en otros artículos, los experimentadores y afines presentan estas regulaciones, útiles al buen desarrollo de sus experimentos, como destinadas a proteger a las víctimas de los mismos.

En el año 2016, el diputado por la UCR, Alejandro Echegaray presentó un proyecto de ley, haciendo suyo el clásico discurso de los experimentadores que, a través de las llamadas 3Rs., y partiendo de la supuesta necesidad de experimentar en animales no humanos, cierran toda posibilidad de diálogo desde lo científico y sostienen la consabida posición del bienestarismo legal. Dejamos aclarado que la ley 14346 dejó abierta la puerta para la vivisección en Argentina, y que un gran apoyo a la misma resultó ser la creación de la Carrera de Técnico en Bioterio. Por otro lado, no es verdad que estas normas redujeron el número de animales usados. Estaremos publicando pronto un trabajo al respecto.

Nos posicionamos a favor de no usar a los animales sintientes para ningún fin. En el caso, lo hacemos también por creer que las pruebas y la investigación con otros animales es un modelo que está lejos de favorecer la salud humana. Las atrocidades que se realizan en los laboratorios comienzan cuando nosotros aceptamos para ellos lo que jamás admitiríamos para ningún ser humano.

En octubre del 2017 se dio gran apoyo al proyecto D-6758 en los ámbitos institucionales ligados a la experimentación a través de una Jornada realizada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Para fin de año, el proyecto obtuvo media sanción en Diputados.

Repudiamos la experimentación en animales no humanos y todos los medios, incluyendo los legales, que la perpetúan.