¡Lo que pueden hacer para ayudar a alcanzar la abolición!

Gary Francione | 2008 |. © Traducción: Ana María Aboglio. Ediciones Ánima

Ustedes ya vieron las presentaciones y leyeron el resto del material de este sitio. Quieren saber lo que pueden hacer para ayudar a alcanzar el objetivo de abolir la explotación animal.

La respuesta es simple.

La cosa más importante que pueden hacer es hacerse veganos/as.

  • El veganismo no es meramente una cuestión de dieta o estilo de vida. El veganismo es la expresión personal de tu apoyo al enfoque abolicionista.
  • Veganismo significa que no comen ningún producto animal –ninguna carne, pescado, pollo u otras aves, lácteos, huevos o miel–. Significa que no usan pieles, cuero, lana o seda, y que no usan productos que contienen productos derivados de animales o que han sido testeados en animales.
  • Cada persona que se torna vegana resulta en una disminución de la demanda de productos animales.
  • Veganismo es algo que cada uno de nosotros puede hacer ahora mismo. No requiere ninguna campaña, legislación ni litigio.
  • Y es fácil. Es sólo una cuestión de tomarse de verdad a los animales no humanos seriamente y no sólo decir que los toman en serio. Es sólo una cuestión de reconocer que cualquier placer que obtengan de un bistec o de un cucurucho de helado, o usando un abrigo de cuero, ese placer no puede justificar de modo alguno infligirle dolor, sufrimiento y muerte a un animal.
  • Dejar la carne no es suficiente. No hay ninguna distinción moral que pueda hacerse entre la carne, por un lado, y los lácteos, los huevos u otros productos animales, por el otro. Los animales usados para lácteos y huevos son tratados espantosamente y terminan en el mismo matadero que los usados para producir carne.
  • Hay probablemente más sufrimiento en un vaso de leche que un bistec.
  • Animales criados “a campo libre” o “criados humanitariamente” o productos animales “orgánicos”, no son la respuesta. Estas etiquetas pueden hacer que ustedes se sientan mejor, pero no hacen nada por los no humanos que están explotando.
  • De la misma manera que ustedes no hubieran podido haber sido abolicionistas con coherencia, si hubieran sido dueños de esclavos, no pueden con coherencia ser abolicionistas con respecto a la esclavitud no humana si continúan comiendo, vistiendo o usando la carne o los productos derivados de animales no humanos.

Y después de que ustedes se tornen veganos/as, comiencen a educar a todo el mundo acerca del veganismo, explicándoles las ideas que los motivaron.

No necesitan dinero, ni una gran organización animalista, ni nada –excepto su propia decisión– para ayudar a alcanzar la abolición.

Y si están en condiciones de hacerlo, adopten un animal no humano y denle a ella o a él un hogar lleno de amor.