La inteligencia de los cuervos

Uno de los argumentos esgrimidos para no considerar moralmente a los animales no humanos, es la carencia de determinadas características cognitivas. Sin embargo, aunque esto fuera así, esta carencia no representaría un argumento de relevancia moral.

Es interesante sin embargo recordar que la inteligencia no es privativa de la especie humana, como tampoco el instinto es privativo de las especies animales no humanas. En este caso, vamos a hablar de los cuervos.

En el año 2002, Tim Friend había escrito en U.S.A. Today lo siguiente (traducción de Ánima):

Es posible que los humanos tengan que admitir su error la próxima vez que utilicen la expresión «cerebro de pájaro» como un insulto. Parece ser que los cuervos de Nueva Caledonia poseen una destreza en el uso de las herramientas que podría ser sólo superada por nosotros, «los primates sin pelo». Los expertos describen esta conducta del uso de utensilios, en un informe de Ciencia Hoy (Today ‘s Sciencie), como uno de los más asombrosos ejemplos de inteligencia animal y de habilidad en la resolución de problemas observados hasta el presente.

Betty, una hembra de cuervo de Nueva Caledonia, empleó un gancho de alambre para alcanzar comida en un laboratorio inglés.

El alboroto se da en torno a una corneja llamada Betty, que vive en el Laboratorio de Investigación de Conducta Ecológica de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

La historia de Betty comienza con un experimento dirigido por el jefe del laboratorio Alex Kacelnik, Alex A.S. Weir y Jackie Campbell, también de Oxford. El equipo deseaba saber si Betty y un viejo macho bravucón llamado Abel, podrían escoger la herramienta correcta para una tarea, en el caso de presentárseles la opción. El trabajo consistía en arrebatar un pedazo de carne de un tubo utilizando un gancho de alambre. Las cuervos tenían que elegir entre un alambre recto o uno curvo.

Los cuervos, las cornejas y los arrendajos, conocidos como cóvidos, constituyen una familia de aves especialmente inteligentes.

Los cuervos de Nueva Caledonia en las áreas naturales de Nueva Zelanda, son reconocidos como ávidos usuarios de artesanales herramientas, que van desde hojas, ramitas y plumas, que emplean para atrapar a su presa. Kacelnik deseaba saber si esta capacidad era transferible dentro del laboratorio con objetos manufacturados. Totalmente seguros, Betty y Abel eligieron el alambre con forma de gancho y arrebataron la carne sin ningún problema.

Pero he aquí la objeción. Durante el experimento Abel, el más grande y dominante, robó el gancho de Betty, dejándole sólo el alambre recto para conseguir su carne. No se suponía que esto sucediera.

«En lugar de darse por vencida, ella tomó el alambre, encajó la punta en una hendidura y la dobló con su pico para producir un gancho igual al que le había sido robado», dice Kacelnik. «Betty procedió luego a obtener la comida. El equipo completo comprendió inmediatamente que esto era algo inusual y totalmente excepcional».

Para asegurarse que esto no fuera un truco, los investigadores prepararon un experimento con Betty, en el que se usaron sólo alambres rectos. Nueve de cada diez veces, ella fabricó su gancho y arrebató su comida. Mejor aún, Betty empleó diferentes métodos para modelar los alambres, utilizando a veces varias huecos donde acuñarlos y, otras parándose en uno de los extremos y doblando el otro con el pico.

Kacelnik dice que los investigadores no intentaron el experimento con Abel. Los machos dominantes ponen en juego estrategias con mayor eficiencia, aunque tal vez de forma menos inteligente. Esperan hasta que el trabajo esté hecho y roban la comida de sus subordinados.

¿Qué significa todo esto?

«Este es uno de los más importantes y recientes estudios sobre la asombrosa inteligencia de animales que eran considerados mentalmente ineptos», dice Marc Bekoff, de la Universidad de Colorado, científico y autor de Animales Inteligentes, en la Prensa de la Universidad de Oxford. «En efecto tal vez sea éste uno de los más significativos estudios del pensamiento animal de cualquier especie.»

Dueños de animales de compañía y gente que trabaja con animales regularmente tienen pocas dudas sobre si éstos poseen inteligencia. Pero los científicos han comenzado por aceptar a los animales, en la pasada década, como algo más que peludos robots solamente. Este estudio es tal vez el primero en documentar a un simpático animal resolviendo un problema espontáneamente. Es dudoso que Betty pudiera pasar los exámenes de ingreso a Oxford, pero ella «sabía» claramente lo que estaba haciendo, aunque no lo hiciera de la misma forma que los humanos. «La conducta es intencional, es dirigida a una meta, y no es ensayo y error», dice Bekoff.

Investigadores del comportamiento animal han debatido por más de un siglo sobre si los animales son capaces de tener un propósito. El estudio ilustra también que Betty pudo hacerse una imagen mental del gancho que necesitaba crear y proyectar varias maneras de realizarlo. Los científicos no están seguros como se denomina esto en los animales, pero cuando nosotros lo hacemos, lo llamamos pensamiento.
…….

Un estudio del 2015 indica que tienen neuronas “matemáticas”, capaces de estimar cantidades como también hacen los primates (y por ende nosotros).

“Es la primera vez que se encuentran neuronas numéricas en el cerebro de un animal no primate”, asegura a Teknautas el investigador de la Universidad de Tubinga (Alemania) y coautor del estudio publicado hoy en la revista PNAS, Andreas Nieder. Es decir, que las habilidades aritméticas de estas aves tienen una base neuronal muy similar a la nuestra a pesar de que el cerebro de las aves es muy diferente al de los mamíferos.
……………
“Los datos muestran que la representación de los números en el cerebro de los cuervos es similar a la del nuestro”, explica el biólogo, que recuerda que ya se han encontrado exactamente los mismos principios en la corteza de los primates. No resulta extraño si se tiene en cuenta que, para los cuervos y muchos otros animales, tener nociones matemáticas resulta algo fundamental para la supervivencia. Resulta muy útil, por ejemplo, diferenciar una fuente con muchos alimentos de otra con menos. O para evaluar aquellas situaciones, como las peleas, en las que la unión hace la fuerza.
……………

Nota: El confidencial, 8 de junio de 2015. Disponible aquí: http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2015-06-08/cuervos-matematicas-numeros-contar_875004/

Share This