La gran “victoria” del neobienestarismo

Gary Francione | abil 8, 2009 | Traducción: Ana María Aboglio. Ediciones Ánima

© Gary Francione.
© Traducción: Ana María Aboglio © 2009 Ediciones Ánima
Texto perteneciente al Blog personal de Gary Francione.
8 de abril de 2009

Estimados/as colegas:

Argumenté, en mi trabajo, que los defensores de los animales no deberían gastar su tiempo y recursos en campañas de un solo tema, porque dado que no hay una base política a favor de abolir la explotación animal, no puede haber una esperanza realista de que se adopte una legislación que proteja significativamente los intereses animales, a través de la prohibición de varias formas de explotación animal. Los neobienestaristas, que están a favor de las campañas de un solo tema y que no concuerdan con que el enfoque vegano-abolicionista es necesario, con frecuencia señalan la “prohibición”, en Gran Bretaña, de la caza de zorros con perros, como el típico ejemplo de cómo la regulación de bienestar animal puede trabajar para proteger los intereses de los animales.

Opino que los defensores del neobienestarismo están equivocados.

La “prohibición” de la caza del zorro es un ejemplo clásico de la inutilidad de las campañas bienestaristas centradas en un solo tema.

La “prohibición”, supuestamente, prohibe el uso de perros para cazar zorros, pero permite a los cazadores usar a los perros para seguir el rastro del zorro y azuzarlo para que salga de su escondite. Es legal, para los cazadores, usar perros para azuzar a un zorro (u otro mamífero salvaje) y entonces dispararle o usar un halcón para matar al animal. Los que apoyan la caza están burlando la ley y estimulando la explotación de todas las lagunas normativas con el resultado de que se está matando a más zorros que antes de la “prohibición”.

La BBC reporta que 4 años después de que la “prohibición” entró en vigencia:

No se fue a la quiebra ni solo negocio relacionado con la caza, hay el doble de perros de caza registrados en relación a tres años atrás y –conforme a la Alianza–, el número de personas cazando aumentó en un 11%.

Con los Conservadores al frente de los Laboristas en los sondeos de opínión –y prometiendo un voto libre a propósito de la Ley de Caza se ellos vencieran en la próxima elección– los que apoyan la caza afirman que la revocación es, ahora, una probabilidad, en vez de una posibilidad.

Es claro que la “prohibición” de la caza de zorros es cualquier cosa menos una “prohibición” y que es un ejemplo clásico de la inutilidad de la reforma bienestarista que apunta a un solo tema.

La cuestión de la explotación animal requiere un cambio de paradigma moral. El cambio debe empezar con la educación vegana creativa y no violenta.