«La diferencia se llama»

Los animales no humanos son considerados propiedad por una humanidad que no cuestiona la esclavitud a la que los tiene sometidos, y de donde procede no solo el grueso del daño que ellos padecen, sino también un paradigma que los sojuzga como seres inferiores (especismo). Su valor es meramente el de una mercancía.

Nos oponemos a esta esclavitud que se mantiene institucionalmente y que solo declinará hasta desaparecer cuando dejemos de usarlos. Cada paso hacia esta meta es nuestra diaria tarea.

Campaña «La diferencia se llama...» Imágenes de diferentes manifestaciones realizadas durante 2010 a 2012.