La desesperación de un elefante

En Raniganj, a unos 175 kilómetros de Calcuta, un elefante cautivo en un circo cruzó una valla ante el llamado de una elefanta. Ella, Savitri, rompió a su vez sus propias cadenas para escapar de la esclavitud a la que estaba sometida, huyendo juntos hacia la selva. Según el cuidador de Savitri, es la primera vez que la elefanta «lo desobedece».

El dueño del circo está preocupado por la pérdida monetaria que esto le significa y por la depresión en que quedó sometida una compañera de cautiverio, otra hembra que no pudo ser parte de su propia liberación.

Dicen que los elefantes son muy pero muy inteligentes. Si los seres humanos no dejan de apoyar la esclavitud animal, tal vez sean ellos los que en el futuro tengan que liberar a todas las especies del especismo y el egoísmo que caracteriza a la especie humana. Los medios lo han tratado como una historia «de amor». Pero es, ante todo, una historia de desesperación.