DIDA 2013. «No oímos, no vemos, nos callamos»

Los animales no humanos son considerados propiedad por una humanidad que no cuestiona la esclavitud a la que los tiene sometidos, y de donde procede no solo el grueso del daño que ellos padecen, sino también un paradigma que los sojuzga como seres inferiores. Su valor es meramente el de una mercancía.

Nos oponemos a esta esclavitud que se mantiene institucionalmente y que solo declinará hasta desaparecer cuando dejemos de usarlos. Cada paso hacia esta meta es nuestra diaria tarea.

No vemos, no oímos, nos callamos.

En el Obelisco, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, realizamos esta campaña en el marco del DIDA 2013, con el objetivo de representar la injusticia que se comete a diario con miles de millones de animales, usados como medios para nuestros fines, especialmente para comida.