Algunos comentarios acerca del vegetarianismo como «puerta de entrada» al veganismo

Gary Francione | agosto 13, 2009 | Traducción: Ana María Aboglio. Ediciones Ánima.

© Gary Francione. © Traducción: Ana María Aboglio © 2009 Ediciones Ánima.
Texto perteneciente al Blog personal de Gary Francione.
13 de agosto de 2009.

Estimados/as colegas:

Como resultado de mis comentarios (aquí, en Facebook, y en el podcast de Comentarios, estoy repleto de mensajes privados, todos con los mismos contenidos: (1) “pero muchos veganos/as comenzaron siendo vegetarianos”; y (2) “defender el veganismo es elitista.”

En cuanto a si muchos veganos/as comenzaron siendo vegetarianos, déjenme decir esto claramente: ése no es el punto.

Primero, la pregunta relevante es si el vegetarianismo es una posición moral con sentido. Esto es, ¿podemos establecer una distinción moral con sentido entre la carne y otros productos animales? Si, como yo sostengo, no podemos, entonces no deberíamos promover el vegetarianismo más que lo que podríamos promover, como moralmente con sentido, el comer carne roja de ternera mejor que carne blanca de ternera, huevos de gallinas libres de jaulas mejor que huevos de gallinas de jaulas en batería, etc. Si todos estos productos son inmorales, entonces debemos ser claros y honestos y así decirlo.

Los productos animales diferentes a la carne, con frecuencia implican más sufrimiento y muerte que lo que implica la carne. Por ejemplo, los animales usados para explotación láctea son mantenidos vivos más tiempo, tratados peor (incluyendo, pero no limitado a, sacarles y matar a sus bebés para carne de ternera), y todos los animales en explotaciones lácteas terminan en el mismo matadero que los animales usados para carne. El vegetariano/a que continúa consumiendo lácteos es aún cómplice del sufrimiento y muerte animal. ¿Cuál es la justificación moral para promover que continúe la complicidad en el sufrimiento y la muerte? En efecto, si el vegetariano/a incrementa su ingesta de lácteos, como muchos/as hacen, puede ser responsable por más sufrimiento y muerte que antes de hacerse vegetariano/a.

Segundo, la observación de que muchos veganos/as comenzaron como vegetarianos/as, aún si cierta, nos lleva a preguntarnos porqué es ése el caso. Muchas personas afirman que no se hicieron veganas más pronto precisamente debido al énfasis de la conveniencia moral del vegetarianismo defendida por las grandes organizaciones animalistas. Promover el vegetarianismo, de hecho, obstruye el hacerse vegano/a.

Es claro: si explican que no hay ninguna distinción entre el cuerpo de los animales y otros productos animales y porqué deberían hacerse veganos/as, y la persona con quien están hablando se preocupa por el tema, ella (1) se hará vegana inmediatamente; o (2) se hará vegana en etapas; o (3) no se hará vegana y adoptará alguna versión del vegetarianismo (o consumo de carne/producto animal “feliz”). Pero ella al menos entenderá que el veganismo es la aspiración hacia la cual trabajar. Ella entenderá que la línea entre el cuerpo de los animales y otros productos es totalmente arbitraria. Si afirman que volcarse hacia el vegetarianismo es algo moralmente con sentido, y que hay una distinción entre la carne y los otros productos, entonces incrementan las posibilidades de que se obstruya el progreso de esa persona hacia el veganismo.

En otras palabras, no necesitan defender el vegetarianismo. Es completamente innecesario, moralmente sin sentido y, como cuestión práctica, obstruye la transición al veganismo.

En cuanto el supuesto “elitismo” del veganismo, me sigue resultando desconcertante ese comentario.

¿Hay algo más elitista que creer que las personas son demasiado estúpidas para entender el argumento contra la explotación animal y la falta de cualquier distinción significativa entre la carne y los lácteos?

¿Hay algo más elitista que promover la idea de que es moralmente aceptable comer lácteos, huevos u otros productos animales y continuar la explotación de los más vulnerables?

Nunca deberíamos rotular como “elitista” el apoyo a una total prohibición de la violación (incluso aunque la violación es, ha sido, y continuará siendo un hecho frecuente en un mundo patriarcal). Pero cuando se trata de animales, el apoyo a una prohibición total de su consumo y uso es considerado como elitista.

¿Qué diferencia a las dos situaciones?

Esa es una pregunta retórica. La respuesta es clara: la especie.

Me disculpo por no poder responder a todos los emails privados y a los mensajes en Facebook. Pero he dicho esto tan claramente como puedo. No tengo ninguna habilidad artística y no puedo hacer dibujos.

Háganse veganos/as; es mejor para su salud; es mejor para el planeta; y, lo más importante, es lo moralmente correcto para hacer.

Y por favor recuerden: la violencia es el problema; la violencia no es ninguna parte de la solución. Abolición, veganismo y no violencia son todos diferentes aspectos del mismo concepto.

Share This