Buenas Compañías. Propuesta

Para los llamados animales «de compañía», con o sin guardián:

Dada la situación legal de cosa en que se encuentran los más cercanos, común por otro lado a todos los no humanos, Ánima propone impartir en la sociedad la idea básica de que los animales no son mercancías. Los perros y los gatos, quienes suelen estar en el centro de las leyes de «protección», deben liderar normas pro-derechos. En este sentido apoyamos las mismas leyes pro-derechos que para cualquier especie no humana.

Debe asegurarse legalmente la prohibición de matar animales para control poblacional;y asegurarse la atención de sus necesidades psicofísicas, por parte de sus guardianes o de la comunidad, en caso de que no los tuvieran y darles el derecho a estar libres de tortura, lo que significa, entre otras, la prohibición de usarlos para experimentación, sea con propósitos científicos o didácticos. Este es un derecho que reclamamos para todo ser sintiente y que enlaza con el derecho de los humanos a un método de investigación moderno y eficiente.

Ánima considera que debemos ocuparnos de los animales que conviven con nosotros dentro de un contexto de derechos animales. Un voluntariado transformador que pueda ayudar a los animales sin hogar difundiendo a su vez la idea de que los animales no deben ser utilizados como medios para ningún fin humano. Creemos que es la mejor manera en que se podrá llevar justicia para todos.

Dentro de esta propuesta consideramos dos áreas:

A.-Area legislativa
En el caso de animales como los perros o los gatos, cuidados y valorados por un lado como compañeros, y despreciados en su vida e intereses por el otro a través del desamparo, la falta de atención,el abuso, la negligencia y la ausencia de normas que les otorguen la protección de los derechos que deberían tener como seres sintientes -y en medida extrema cuando se propone la «eutanasia como medio de control de la sobrepoblación», la ambivalencia de tal situación estimula la misma asociación conflictiva en relación a la vida humana: un acicate a la violencia social. Esta «eutanasia» no es más que otra forma de asesinato.

«Proyecto Buenas Compañías» propicia:

 

  • La creación por parte de las Municipalidades de Centros de Salud Animal que cumplan un papel activo en el cuidado de losanimales sin hogar, con el apoyo de los voluntarios particulares o pertenecientes a sociedades proteccionistas que tengan clara y pública trayectoria como defensoras de la vida animal no humana.
  • Prohibición de la experimentación con animales no humanos, sea ésta con propósitos científicos o educativos. Esta propuesta se encuadra dentro de nuestra oposición integral a la experimentación con animales.
  • Prohibición de cualquier actividad con fines de lucro que represente cautiverio y/o tortura y/o muerte de seres sintientes no humanos. Esto incluye comenzar con la prohibición de la venta de animales en los pet shops, donde la calidad de cosa del animal vendido alcanza su máximo estadio, estimulando la «compra» del objeto «cachorro».
  • Penalización del abandono.

B.-Area Educativa

Abrí tu corazón:
adoptá un callejero
o residente de un refugio

De vos también depende

Los objetivos de esta área se encaminan a convertir en hechos lo que el sentido común tanto como la actual investigación de la biología y el comportamiento animal se cansan de repetir: la capacidad para sentir de los mamíferos es igual a la del ser humano. Todos los vertebrados son sin duda seres sintientes. Creemos que todos los animales con capacidad para sentir deberían tener derecho a no ser objeto de uso por parte de otro en ningún caso. Si la humanidad en su conjunto reconocerá o no este derecho, forma parte de un problema que atañe a la propia supervivencia humana.

Entendemos que:

  • Las mutilaciones con fines «estéticos» representan una manipulación sobre el cuerpo de otro que éste no debería sufrir. Debilitan las defensas del animal, y le privan en ciertos casos como el de las orejas, de puntos energéticos específicos muy valorados por la acupuntura veterinaria.
  • La integración al grupo familiar es fundamental, especialmente en el caso de los perros.
  • El cuidado y la atención de sus necesidades incluye algo más que la cobertura de sus necesidades básicas de techo, agua y comida. Para los perros, sobre todo, la compañía afectuosa de un humano es fundamental.
  • Es importante conocer su lenguaje comunicacional y su comportamiento para entenderlos mejor.
  • Entrenar a los animales para cualquier fin que no sea la simple socialización y mejor convivencia con sus compañeros humanos, es absolutamente reprobable. Todos los «entrenamientos de obediencia» ponen al animal en situación de sujeción con el fin de «domarlos» para la prosecución de su utilización en distintos usos.